FB RSS
blog - Inside StickArtStudio

hitos de la belleza

123

21/12/2016 - Tutorial Max Factor años 30 - adminpaginas

2 Comentarios »

24/07/2015 - COLOR Y BELLEZA EN EL ANTIGUO EGIPTO (Vocalia de farmacéuticos) - miriam-asins

COLOR Y BELLEZA EN EL ANTIGUO EGIPTO

nefertiti

La División de Investigación de L´Oreal y el Laboratorio de Investigación de
los Museos de Francia han trabajado durante tres años con un objetivo
común: adquirir un mejor conocimiento de los hábitos cosméticos del Antiguo
Egipto, descubriendo la composición cosmética del maquillaje que se utilizaba,
especialmente en los ojos. Estos trabajos, que asocian investigación
científica, información histórica y patrimonio arqueológico, desvelan ahora la
existencia de una verdadera “preindustria” cosmética que utilizaba técnicas
muy sofisticadas. Los egipcios eran realmente “científicos” eruditos.
Los egipcios ya se maquillaban los ojos hace más de 4.000 años, tal y como
dan testimonio de ello los tesoros que aún encierran las tumbas halladas.
De esta manera, el contenido de 49 tarros conservados en el Departamento
de Antigüedades Egipcias del Museo del Louvre ha sido objeto de un
exhaustivo análisis, que engloba un gran número de técnicas que han sido
utilizadas conjuntamente por primera vez en la historia con motivo de esta
investigación. Se analizaron los minerales y las materias grasas contenidos
en los tarros elegidos.
Además de su extraordinario estado de conservación, estas composiciones –
de color negro, blanco y gris- revelaron la presencia de compuestos de
plomo inexistentes en estado natural, lo que demuestra que los egipcios
eran capaces de fabricar productos sintéticos, buscando virtudes
terapéuticas. De esta forma, numerosos papiros médicos constatan la
presencia de auténticas recetas que se utilizaban para proteger los ojos
contra enfermedades que existían debido al clima del antiguo Egipto,
especialmente durante la crecida del Nilo. Los egipcios poseían un
verdadero dominio de la cosmética, al tiempo que eran expertos en la
química de soluciones. De esta manera, los pigmentos naturales y los
productos sintetizados se mezclaban con aglutinantes constituidos de
materias grasas de origen animal para fabricar diferentes tipos de
composiciones cosméticas con texturas y colores variados.
Verdadero arte de vivir, los hábitos de maquillaje en el Antiguo Egipto
contaban con una gran variedad de accesorios que sorprendentemente se
asemejan a los estuches de maquillaje de nuestros días: tarros de
maquillaje, espejos, peines, aplicadores, horquillas …… las damas de la
época faraónica ya disponían de una completa gama de accesorios, realizada
con gran refinamiento.
La maestría en las técnicas cosméticas que han desvelado estas
investigaciones permite comprender mejor los múltiples usos del maquillaje
de aquella época, tal como se ilustra en los textos antiguos, la estatuaria y
la pintura: embellecimiento, culto divino, medicina, etc. ……
Hombre, mujeres y niños, todos los egipcios se maquillaban con
independencia de su clase y estrato social. El maquillaje de los ojos,
acentuado con negro y verde, era antes que nada una fuente de belleza, las
formas (líneas o sombras) y las texturas (brillantes o mates) variaban según
la época. Las composiciones cosméticas egipcias estaban siempre presentes
en la lista de ofrendas funerarias e iban asociadas al culto divino. Asimismo,
contribuían a los ritos que buscaban preservar a los dioses de la muerte y
resucitar a los muertos. Esta relación con el orden divino también explica el
papel terapéutico que se otorgaba al maquillaje.

Aún quedan muchos secretos por descubrir que empujan a L´Oreal y al Laboratorio de investigación de los museos de Francia a continuar con su colaboración. Después del maquillaje de ojos, ambas entidades centran su atención a partir de ahora en el análisis de otros tipos de composiciones.

cosméticas procedentes del Antiguo Egipto y destinadas a aplicarse en los
labios, el rostro, el cuerpo….
Descubrimientos tras descubrimientos
Teniendo en cuenta la amplia colección de tarros de maquillaje con que
cuenta el museo del Louvre, los investigadores tuvieron que proceder a una
selección: primeramente, escogieron las vasijas que contenían suficiente
materia para poder sacar una muestra sin vaciar su contenido y
posteriormente, asegurarse de obtener una muestra representativa en
términos de forma, textura y época. De los 49 tarros seleccionados, la
mayoría contenía residuos a base de plomo. Estos últimos fueron objeto de
estudios más profundos.
Para revelar todos los secretos de su composición, ambos equipos de
investigadores aplicaron una amplia gama de técnicas.
Se utilizó: microscopio óptico, microscopio electrónico de barrido, difracción
de rayos X y la radiación sincrotrón (fuente de rayos X muy intensa) que
permite conocer la organización de los átomos en la materia y sus
proporciones. Se descubren con certeza cuatro compuestos de plomo:
galena negra (PbS), cerusita blanca (PbCO3), laurionita (PbOHCI) y fosgenita
(Pb2Cl2CO3) también de color blanco.
Si la galena y la cerusita se conocen perfectamente, la presencia de
laurionita y fosgenita fue en cambio inesperada, ya que, resulta extraño
encontrar estos materiales en estado natural y su presencia en los tarros.
Por lo que los egipcios debían sintetizar estos productos.
Paralelamente al avance sobre las fases minerales, se inició el estudio de
materias grasas contenidas en una docena de tarros. La selección de las
técnicas de análisis fue un tanto delicada: se dio prioridad a los métodos no
destructivos.
Se utilizó la espectrometría de infrarrojos para determinar la mezcla de los
compuestos. Esta primera etapa demostró la presencia de materias grasas
muchas veces en forma de “jabón” en proporciones que varían de 0,1 a
10%.
Más tarde, la espectrometría de masa acoplada con un aparato de
cromatografía en fase gaseosa permite analizar una a una, cada molécula de
la muestra. Se demostró la presencia de cadenas grasas, principalmente de
origen animal.
Finalme nte, la fluorescencia de los rayos X verificó la presencia de jabones
de plomo obtenidos al asociar sales de plomo con ácidos grasos.
La cuestión es, ¿cómo pudieron obtenerlos?.

Por una parte, los ácidos grasos encontrados en los recipientes no existían
como tales en la naturaleza. Esta comprobación deja la puerta abierta a dos
hipótesis: o los antiguos egipcios sabían transformar las materias grasas
iniciales y extraer el glicerol para obtener los ácidos grasos necesarios, o
bien, fueron las materias grasas las que se transformaron de forma natural
con el paso del tiempo.
La presencia de jabones de plomo plantea las preguntas: ¿Sintetizaron los
egipcios voluntariamente estas materias una vez más? ó ¿Se trata del efecto
del tiempo?. Sobre este punto, es muy difícil llegar a una conclusión.
Interpretación de los descubrimientos: Los egipcios,
“científicos eruditos”.
Los egipcios conocían ya perfectamente varias disciplinas tales como la
síntesis química, fisicoquímica, óptica, medicina y otras. La ciencia ya se
practicaba hace 4.000 años.
¿Cómo explicar la presencia de laurionita y fosgenita?
La única conclusión posible para los investigadores era que los egipcios
sabían sintetizar estos productos.
Los investigadores pudieron reconstruir en laboratorio el proceso que
probablemente utilizaban los egipcios y que compete a la química de
soluciones. Se calentaba la galena para obtener el óxido de plomo, un
producto de color rojo. Esta materia era finamente triturada, lavada,
mezclada con sal y diluida en agua. Al día siguiente, la solución se filtraba y
se le añadía nuevamente agua salada. Y así sucesivamente durante un
periodo de cuarenta días, al cabo del cual, el polvo adquiría un color blanco:
la laurionita. Para obtener la fosgenita la “receta” incluye además el natrón,
un carbonato de sodio utilizado para la momificación.
La mayoría de composiciones cosméticas contenían materias grasas en
proporciones que variaban de indicios ínfimos hasta un 10%. Esto no es
fruto de azar y revela la capacidad de los egipcios para dosificar sabiamente
las materias grasas en función de la textura y de la adherencia a la piel que
deseaban darles: polvo ligero o maquillaje compacto. Es sorprendente
constatar que los cosméticos modernos contienen las mismas dosis de
grasas, aunque actualmente son vegetales. Parece como si los egipcios ya
conocieran algunos fundamentos de la fisicoquímica.
Los polvos contenidos en los tarros de maquillaje podían ser mates, o
irisados. El microscopio óptico nos había mostrado que los gránulos de
galena se trituraban a unos polvos más o menos finos y que en ocasiones se
mezclaban con polvos blancos naturales (cerusita) o sintéticos (laurionita).
Al actuar sobre el tamaño de los gránulos, los egipcios lo hacían sobre las
leyes ópticas de la reflexión de la luz: los cristales de galena son pequeños
cubos cuyas caras reflejan la luz, lo que les confiere un color negro plateado.
Al triturar estos cristales muy pequeños, llega un momento en que las caras
desaparecen y el polvo adquiere un tono negro mate. Al mezclar estos con
polvos blancos los egipcios obtenían toda una gama de grises.

¿Por qué los egipcios esperaban cuarenta días para obtener la laurionita y la
fosgenita? Posiblemente no sólo para obtener una sustancia de color blanco
que pudieran mezclar con la galena para simples fines estéticos. Parece ser
que estos finos polvos blancos se añadían a la composición de los
maquillajes por sus virtudes terapéuticas. Se hace alusión de ello en los
papiros médicos y en las inscripciones de algunos tarros de maquillaje “como
para curar las enfermedades de los ojos”. Hace 4.000 años, los cosméticos
ya eran productos de tratamiento médico. Este motivo explica por qué, no
sólo las mujeres, sino también los hombres y los niños llevaban maquillaje
de ojos.
Colores, formas y materiales:
El arte del maquillaje en el Antiguo Egipto.
La coquetería no es exclusiva de los tiempos modernos. Como prueba de
ello tenemos el refinamiento con el que los egipcios de la época faraónica
procedían a su maquillaje: la selección de los colores, de los materiales y de
los accesorios revelan que el adorno era un verdadero arte de vivir que
acompañaba a los egipcios hasta en el más allá.
La historia del maquillaje en Egipto comienza mucho antes de los primeros
faraones y del nacimiento de la cultura jeroglífica. En efecto, 4.000 años
a.C., ya existía una civilización que se esmeraba en enterrar a sus muertos
con objetos preciosos. De este modo, se colocaba cerca del rostro del
muerto una paleta junto con un pequeño rodillo que servía como
machacador. Este objeto, a veces en forma de pez, podía utilizarse para
machacar la malaquita que se utilizaba para el maquillaje de ojos.
Desde principios del Antiguo Imperio (2.600 a 2.200 a.C.), el maquillaje
formaba parte de la lista de ofrendas funerarias. Se le designaba con el
término uadju que significa “polvo verde”.
Entre los primeros ejemplos de la estatuaria del Antiguo Imperio figura
Sepa, gran funcionario que vivió bajo la III dinastía, quien construyó la
primera pirámide para seducir a la bella Nesa y se le representa al lado de
su amada. Sus ojos están decorados con una línea ancha verde dibujada
sobre el párpado inferior. Ésta es una de las más antiguas formas que se
conocen para embellecer el ojo.
El maquillaje verde parece subsistir hasta la IV dinástía y más tarde
desaparece dejando lugar al negro.
El predominio de la galena en las materias analizadas por los investigadores
se confirma por la presencia del maquillaje negro en la lista de ofrendas
funerarias a partir de la época de Kéops. El negro se describe por el término
mesdemet que, aplicado al ojo significaría “Hacer hablar los ojos, hacerlos
expresivos” ó “Pintar los ojos”.
En las tumbas, al lado de los sarcófagos, se encontraron bolsas de galena
triturada. Los muertos se llevaban sus materias primas para su vida en el
más allá.

El ojo negro prolongado como de una “gota” se encuentra en numerosos
sarcófagos: se trata del ojo del Dios Horus, símbolo de la integridad, a
quien se representaba con una cabeza de halcón, un animal cuyo ojo está
naturalmente rodeado de un círculo negro, y que sin duda alguna inspiró a
los artistas.
Asimismo, se han observado varios maquillajes de ojos negros en las
estatuas y en la pintura desde la IV dinastía en adelante: La princesa
Nefertiabet, ataviada con su vestido de piel de pantera, se maquillaba los
ojos con una línea negra alargada ligeramente hacia la sien y la nariz.
Durante la XVIII dinastía, la línea cosmética evoluciona. Como prueba de
ello tenemos los maquillajes de Senynefer, jefe del gabinete del rey y de su
esposa, o de Amenofis III. Los primeros presentan un fino trazo negro
alrededor del ojo prolongado por una ancha franja paralela a la línea de las
cejas, negro profundo para ella, azul grisáceo para él. En la época del rey
Amenofis III, se rodeaba a veces el ojo con una ancha línea negra, sin
prolongarse por ninguno de los lados.
A pesar de que predominaban los maquillajes verdes y negros, los egipcios
disponían de pigmentos variados como la cerusita natural que permitía
obtener un polvo blanco y que, añadida a la galena negra, ofrecía toda una
gama de grises.
La pintura y la estutaria revelan la existencia de una paleta de colores más
amplia que la utilizada por los artistas. El maquillaje representado no
siempre correspondía a una coloración real sino que tomaba entonces un
valor simbólico. Los artistas utilizaban principalmente el “azul egipcio”, un
producto sintético compuesto de cobre, natrón y caliza. Así, se observa un
trazo azul en lugar de negro en algunas estatuas y sarcófagos, sin embargo,
ningún recipiente cosmético ha mostrado hasta hoy la presencia de esta
materia. Los artistas utilizaban también el amarillo, constituido de polvo
dorado u ocre.
Con el fin de obtener las composiciones irisadas o mates, los egipcios
utilizaban polvos de galena. Según la forma de trituración, los polvos
conservaban el resplandor metálico brillante de la galena negra azulada
bruta o tomaba un color negro mate.
La galena, mezclada con polvos blancos, ofrecía una paleta de matices de
grises irisados o mates.
En forma de polvos libres o de sombras de párpados más o menos
compactas, las texturas de los maquillajes que utilizaban los egipcios de la
época faraónica se asemejan extraordinariamente a las de los productos
actuales. De esta forma, las proporciones variables de aglutinantes,
principalmente de grasas animales, cera de abeja o resinas, se mezclaban
con pigmentos minerales con el fin de obtener productos para diferentes
usos: sombras de párpados, líneas finas o espesas o tratamientos
terapéuticos. Los porcentajes de cuerpos grasos que entran en la
composición de los maquillajes (del 0,1 al 10%), eran muy parecidos a los
que se utilizan en la cosmetología moderna.

Lujo y diversidad:
El estuche de tocador en tiempo de los faraones.
Todos los egipcios se maquillaban: hombres, mujeres, niños, faraones,
sacerdotes, escribas, obreros o sirvientes. Para su viaje al más allá, los
egipcios se llevaban consigo su paleta de maquillaje, así como su estuche de
tocador y todas las materias primas necesarias para la fabricación de
maquillajes.
El estuche de tocador de las mujeres egipcias sorprende por su variedad.
Así la Dama Tuti, que vivía bajo el reino de Tutankamón (XVIII dinastía),
poseía toda una gama de accesorios de belleza: espejos, peines, estiletes,
pinceles, cucharas de maquillaje, horquillas para el cabello. Toda la
variedad con que cuenta la mujer actual. Asimismo, en ciertas tumbas se
encuentra el antecesor de nuestra actual esponja en forma de paño
destinado al maquillaje del cutis.
Para conservar sus cosméticos, los egipcios utilizaban toda una gama de
tarros ingeniosos y a la vez decorados con un gran refinamiento. A menudo
de piedra dura (alabastro, hematites, mármol), los pequeños tarros de
maquillaje, que se utilizaban a partir del Imperio Medio, tenían un cuello
angosto con una tapa ancha plana para no desperdiciar los materiales que
ahí se acumulaban durante la aplicación. Algunos se cerraban con una tapa
rodeada de lino o se les protegía con un tapón de tejido destinado a
mantener el polvo en el fondo del recipiente.
Pequeños tubos, con la forma de los eyeliners y máscaras de hoy,
trabajados en carrizo de Nilo, hueso, marfil, madera o cerámica, también se
destinaban al maquillaje. Los egipcios del Nuevo Imperio ya conocían las
técnicas del envasado.
Por último, cofres de múltiples compartimentos permitían conservar a la vez
una amplia variedad de maquillaje e incluso productos de tratamiento de
belleza.
Con mucha creatividad y elegancia, los egipcios decoraban los accesorios de
maquillaje y de tocador, verdaderos objetos de arte con motivo de animales
y plantas que recuerdan su apego profundo por la naturaleza. El contexto
religioso influía también en los artistas: durante el Nuevo Imperio, los tarros
de kohl en loza representaban al dios Bes, protector del hogar.
Existían maquillajes de diferentes calidades como lo indican algunas
inscripciones jeroglíficas.
Así, entre los numerosos tarros de maquillaje que se encontraron en la
tumba de la Dama Tuti, un tubo de carrizo mencionaba la calidad del
producto con un jeroglífico: un pequeño círculo rematado con una cruz
significaba “bueno”, repetido tres veces significaba “excelente”. Este signo
podía repetirse hasta cuatro veces para los maquillajes de mayor calidad:
productos “4 estrellas” destinados a los más altos dignatarios.

Maquillaje para proteger y cuidar:
Las virtudes terapéuticas de las composiciones
cosméticas.
Si el embellecimiento era una preocupación diaria, el maquillaje también se
asociaba con la salud de los ojos y de la piel, una relación que se confirma
con los textos antiguos que relatan los rituales religiosos y los papiros
médicos.
Unos papiros, dotados de aproximadamente 1.500 antes de nuestra era,
permiten contar con un repertorio de tratamientos para los ojos, desde las
enfermedades más comunes hasta las más extrañas, donde se han
identificado varias materias minerales, entre ellas la malaquita verde y la
galena negra:
“Remedio para disipar la grasa que se encuentra en los ojos: galena,
malaquita, ocre rojo, resina, miel. Aplíquese en los párpados”.

“Remedio para eliminar una formación (sin duda un orzuelo) que aparece en el ojo: galena, malaquita, planta, madera podrida. Mézclese con agua y aplíquese en los párpados”. (Ebers 355).

“Remedio para curar la vista: galena, ocre rojo, planta, parte macho de la
galena. Prepárese una masa homogénea y aplíquese en los ojos”.
Para ciertas enfermedades, se recitaban algunos conjuros antes de aplicar el
producto en los ojos: “¡Ven malaquita! ¡Ven, malaquita! ¡Verde ven!
¡Derrame del ojo de Horus, ven! ¡emanación del ojo de Atoum, ven!
¡Secreción que se vierte de Osiris, ven! Ven en su ayuda (el enfermo) y
expulsa de él las serosidades, el pus, la sangre, la enfermedad de la vista.”
(Papiros Ebers).
Los recipientes de maquillajes llevaban inscritas con tinta las indicaciones
que especifican la naturaleza del producto y sus condiciones de utilización:
Bueno para utilizarse diariamente, del primer al cuarto mes de la
inundación, del primer al cuarto mes del invierno, del primero al cuarto mes
de verano” (tumba del escriba Ahmes, British Museum).
En el siglo I. a C., Plinio el Viejo y Dioscórides describen el interés
terapéutico de dos componentes principales “la espuma de plata purificada”
(oxido de plomo), en las recetas de maquillajes, colirios y pomadas
destinados a borrar las manchas de la piel, difuminar arrugas y proteger del
sol.
Esta relación entre los maquillajes y el cuidado de los ojos se establece
desde el Antiguo Imperio, según los textos que relatan el culto divino y los
ritos funerarios que constituían para los egipcios un rito común. En la lista
de las ofrendas figuran el maquillaje verde que podía estar destinado a
“sanear” el rostro de dios y el negro que le permitía “ver a través del ojo de
Horus” herido, según el mito, durante su combate con Seth. Los ritos que
preservaban a los dioses de la muerte debían también contribuir a la
resurrección de los muertos. De este modo, se encuentran los maquillajes,
considerados como “fluidos divinos”, en los rituales del embalsamamiento,
asociados a los perfumes, aceites, inciensos y al natrón. Este contexto
religioso condujo probablemente a los egipcios a trabajar el contenido de las
composiciones de los maquillajes para hacer de ellos una verdadera
medicina.
¿Qué es lo que se conserva de estas prácticas ancestrales? El kohl, que se
utiliza aún en Oriente Medio por sus virtudes bactericidas y el halo obscuro
que los beisbolistas colocan alrededor de sus ojos para protegerse de las
reverberaciones del sol durante el partido: las recetas del Antiguo Egipto
han atravesado los siglos…….

Vocalía de Farmacéuticos en la Dermofarmacia

Sin comentarios »

3/01/2014 - Maximilian, la historia de un maquillador con estrella - Corinne

Maximilian, hijo de Abraham y Tandowsky Faktorowitz, nació en Rusia en 1877. Siguiendo el modelo familiar, se formó de maquillador y peluquero, forjando sus conocimientos profesionales con el prestigioso ballet imperial ruso.

La familia judía y de origen polaco, emigró a USA en 1904 buscando una nueva vida. Es al llegar en California cuando cambiaron la “k” de su apellido por la “c”, revolucionando al mismo tiempo el sector de la peluquería y del maquillaje con innovadoras creaciones.

Los Ángeles era para entonces un lugar reducido a un pequeño pueblo, pero donde se concentraba la recién industria cinematográfica. Junto con algunos miembros de su familia, fue el período en el que se lanzó en el negocio de la perfumería, de los cosméticos y del maquillaje, confeccionando fórmulas propias, dentro de un sistema totalmente artesanal.

Es en 1914 cuando presenta su 1ª emulsión, creada específicamente para el cine. Factor se daba cuenta que las luces de los sets de filmación afectaban a la percepción de las facciones y el tono de piel de los actores. Se dedicó a la investigación de fórmulas hasta conseguir crear el maquillaje compacto. Este producto se transformó en el indispensable de los estudios de cine, contagiando la calle a partir de los años 20.

Durante su etapa de apogeo en Hollywood, Max Factor se convirtió en el maquillador de las estrellas. Creó los looks de las actrices más influyentes del momento, convirtiéndose en el padre del maquillaje moderno.

Inventor incontestable dentro de su sector, es Max Factor quién ingenió en 1919 la pestaña postiza para la actriz Phillis Haver. Formuló su célebre Panstick con el que las actrices cubrían las imperfecciones de su piel. Creó tonos específicos para cada actriz: Platinum para Jean Harlow, Special Medium para Joan Crawford y Dark para Claudette Colbert.

En 1925, es el 1º en crear una linea waterproof para la película “Mare Nostrum”, productos que empleará Esther William en los años 40 para interpretar sus escenas acuáticas. Max Factor se convierte en una leyenda. Condecorado en 1938 por las artes y las ciencias del cine, es el que transformará radicalmente el maquillaje de la pantalla.

Al margen de los cosméticos, Max Factor desarrolló también numerosas técnicas de maquillaje, tanto para los efectos especiales de la industria del cine como para embellecer. En 1920 desarrollaba “Color Harmony”, el concepto de las armonías de color que no ha perdido actualidad. En estos momentos ya ponía de manifiesto qué color le iba a cada tono de piel, color de cabello, de ojos, etc.

También le debemos a Max Factor la invención de la manicura francesa, los lip gloss y la armonización de los tonos de labios a juego con las uñas, la cual se puso tan de moda en los años cincuenta.

Max Factor murió en 1938 para dejar las riendas a Max Factor Junior. La compañía pasó de padre a hijos hasta fusionarse en los años 70 con otras empresas de la cosmética.

Existió hasta 1996 el museo Max Factor en Los Angeles. Actualmente el edificio se ha convertido en la sede del Hollywood History Museum, pero las piezas de la firma se encuentran repartidas entre este museo y el Hollywood Entertainment Museum.

Crónicas de una descendencia desafortunada

CAPÍTULO I

DE MILLONARIO HEREDERO DE MAX FACTOR A PROFUGO

Fuente(s): El Mundo diario de España (Jueves, 19 de Junio de 2003)

Andrew Luster no ha necesitado las mascarillas para la cara que hicieron famoso a su bisabuelo para esconderse de la policía. Con su cara bonita al descubierto, al volante de su descapotable, el heredero de la fortuna del magnate de los cosméticos Max Factor ha desaparecido en medio del juicio en su contra por violación. Este millonario, tratado desde pequeño con bálsamos y pomadas para mantener limpia su cara infantil y su pelo rubio, ha sido un niño de papá al que se le ha permitido todo.

Luster, de 39 años, está acusado de 87 cargos de violación, sodomía y de usar drogas de diseño para envenenar y adormecer a sus víctimas, sacarlas de los bares atontadas y violarlas. La policía registró la casa de Luster hace dos años y encontró 17 vídeos caseros de otras violaciones en las que el play boy se mofaba de sus víctimas. «Eso es lo que me gusta, una chica que ha perdido el sentido», dice en una de las cintas. Su abogado ha montado una defensa fantástica basada en que las mujeres dieron su consentimiento y se hacían las desmayadas porque creían estar rodando una película porno.

El juicio se inició el 16 de diciembre y el acusado estuvo presente en varias ocasiones, pero debió verlo muy mal porque pronto planeó su huida. Logró que el juez le dejara salir de su casa de ocho de la mañana a ocho de la tarde bajo promesa de no quitarse nunca una tobillera electrónica que indicaba su paradero. Incluso lo liberaron durante dos semanas de llevar la pesada carga en su tobillo. Luster pagó la bondad judicial huyendo el día 3 de junio con su chequera, su perro, su deportivo y su colección de flechas y pieles indias. Se ha escapado de la vigilancia de la policía, que creía que para él el millón de dólares que había pagado de fianza para estar en libertad condicional era importante.

El miedo a ser condenado a 150 años y vérselas en la cárcel con presos que no perdonan a los violadores le ha echo volar hacia México, uno de sus destinos preferidos para hacer surf, y el lugar favorito de los fugitivos norteamericanos.

CAPÍTULO II

La policía mexicana detiene al heredero de Max Factor, huido durante su juicio por violación

Fuentes: EUROPA PRESS

La policía mexicana ha detenido al heredero de la fortuna de Max Factor, Andrew Luster, huido de la justicia el pasado enero durante su juicio por violación en Ventura, cerca de Los Ángeles, según informó la cadena estadounidense CBS. También permanecen bajo custodia un cazar recompensas que buscaba a Luster y un cámara de televisión ‘freelance’ que estaba grabando la detención.

La oficina del fiscal de distrito de Ventura ha confirmado que la Oficina Federal de Investigación (FBI) informó a primeras horas del miércoles de la captura del fugado.

Cuando huyó el pasado enero en pleno juicio, Luster, de 39 años, estaba acusado de 87 cargos, incluyendo los de sodomía y envenenamiento, en relación con las presuntas violaciones de tres mujeres. Y podía ser condenado a cadena perpetua. En los últimos días del juicio, la acusación había presentado pruebas de mucha fuerza en su contra, en especial dos vídeos en los que Luster aparecía violando a mujeres inconscientes.

El escándalo estalló hace tres años, cuando una universitaria de 21 años acusó a Luster de haberla violado en su casa de la playa. Los abogados del multimillonario aseguran que su cliente quería convertirse en director de películas porno y que las mujeres -incluso cuando parecían inconscientes- simplemente estaban actuando.

El heredero de los Factor fue detenido en julio de 2000 y mantenido en arresto provisional con una fianza de 10 millones de dólares, que fue reducida más tarde a arresto domiciliario y un millón de fianza. Poco antes de comenzar el juicio, incluso se le permitió gozar de un permiso de hasta 12 horas al día para visitar a sus abogados en Los Ángeles, lo que aprovechó para fugarse.

Debido a la contundencia de las pruebas -según la acusación, “las más chocantes que se pueda imaginar”-, un jurado consideró culpable a Luster de 86 cargos, es decir todos menos uno de los relativos al envenenamiento de una de las mujeres. Fue condenado en rebeldía a 124 años de cárcel, y a principios de este mes un tribunal de apelación rechazó un intento de recurso de su abogado asegurando que había perdido este derecho al fugarse.

Luster es bisnieto de Max Factor y heredero de su fortuna. Factor levantó su imperio de la cosmética a principios de siglo XX, tras convertirse en el principal maquillador de las estrellas del cine mudo. Su hijo, Max Factor Junior, vendió la empresa a la farmacéutica Procter and Gamble en 1973, después de que todos los descendientes de la familia se negaran a tomar las riendas del imperio.

Sin comentarios »

3/01/2014 - Helen Kane o la inspiración de Betty Boop (4 de agosto de 1904 – 26 de septiembre de 1966) - Corinne

Su verdadero nombre es Helena Clara Schroeder. Hija de un inmigrante alemán y de una madre irlandesa, fue la menor de una familia humilde de tres hijos.

Comenzó en el escenario a los diecisiete años cantando y bailando antes de debutar como actriz en los estudios de la Paramount. Hizo varias películas habladas, pero su popularidad se desvaneció pronto cuando el animador Grim Natwick presentó su caricatura, con orejas de perro Droopy y una voz chillona, cantando en el dibujo animado Dizzy Dishes. “Betty Boop” se hizo popular y, en1932, se convirtió en un ser humano; las orejas de perro largas se convirtieron entonces en pendientes de aro.

La relación de Helen Kane con Betty-Boop no fue demasiado buena. La Paramount, que era el estudio de ambas, dejó paulatinamente de apoyar la carrera de la cantante para centrarse en la del dibujo animado haciendo que la fama de Helen decayera a la misma velocidad que la de Betty-Boop subía.

En mayo de 1932, Helen Kane presentó una demanda por $ 250,000 contra Paramount y Max Fleischer, por competencia desleal y apropiación indebida en los dibujos animados de Betty Boop.

El juicio se prolongó durante más de dos años antes de que el juez sentenció en contra de Kane, diciendo que su testimonio no demostraba que su forma de cantar era única; una poco conocida cantante afroamericana, conocida como “Baby Esther”, había sido citada por la defensa para demostrar  que la forma de cantar de Helen Kane no era exclusiva.

Más en:

Biografía, fotos y audio de Helen Kane.

Filmografía completa de Betty-Boop On-line.

http://en.wikipedia.org/wiki/Helen_Kane

http://es.wikipedia.org/wiki/Betty_Boop

Sin comentarios »

11/03/2013 - Historia de un perfumista: François Coty - Corinne

leonetto-cappiello-la-rose-jacqueminot-cotyFrançois Coty (Joseph Marie François Spoturno) nació en 1874 en Córcega, en el seno de una familia asentada, descendiente de la familia de Napoleón Bonaparte.

Conoció de muy joven a Emmanuel Arène, un político y escritor que se convertiría en en su principal consejero. Es él quién le ofreció su 1º  trabajo de secretario, en París, donde contrajo también matrimonio con Yvonne François Le Baron Alexandrine. Cambió rápidamente su apellido para adoptar el nombre de  Coty, una variación del nombre de soltera de su madre. Conoció al poco tiempo a Raymond Goery, un farmacéutico que se dedicaba a la fabricación y venta de perfume. Atraído por el sector, Coty aprendió el oficio y se inició con su 1ª colonia, Colonia Coty.

François completó su formación en la fábrica de perfumes Chiris, situada en Grasse. Allí creó su segunda fragancia, La Rose Jacquinot.  A su regreso a París en 1904, Coty se lanzó en la comercialización de sus perfumes apuntando por grandes almacenes, boutiques y peluquerías, con unos inicios poco exitosos. Su suerte cambió cuando la fortuna quiso que se le cayera una botella de La Rose Jacqueminot sobre el mostrador de los grandes almacenes del Louvre (La Samaritaine). Hechizados por el olor, los clientes se cautivaron por la nueva fragancia de Coty a quién además, La tienda le ofreció de inmediato un espacio para la venta de sus productos. El éxito de La Rose convirtió a Coty en millonario, el hombre más rico de Francia a Principio de siglo XX, y lo situó entre los grandes creadores del mundo de la perfumería.

Captura de pantalla 2013-03-11 a la(s) 17.00.58Coty supo conjugar de forma elegante su talento de perfumista con su savoir-faire en la venta. Fue el primero en entender que una fragancia requería una presentación elegante para llegar al éxito. Aunque el lanzamiento de La Rose se realizó dentro de un frasco de Baccarat, ganó su mayor éxito con el gran joyero René Lalique. Lalique se convirtió muy rápido en el diseñador de los frascos de perfume Coty, tales como Ambre Antique y L’Origan, que se convirtieron en best-sellers. Él diseñó también las etiquetas de perfume Coty, impresas sobre fondo en oro con letras en relieve. Sus diseños, con un estilo influenciado por el Art Nouveau, representaban temas clásicos modernistas como la naturaleza, flores y figuras femeninas.

hg_00324_b_lalique2 

Gracias a la industrialización de la cosmética, su espíritu innovador y sus gustos refinados,  François Coty se transformó a principio del siglo XX en el hombre más rico de Francia. Su perfil ambicioso y exigente le llevó a perder casi de por completo su fortuna subvencionando malaventurados partidos políticos de extrema derecha. La ruptura de su matrimonio con Yvonne acabó con su patrimonio… ¡Nadie es perfecto!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sin comentarios »

26/02/2013 - El rizo permanente: un invento alemán de más de un siglo. - Corinne

perm

En 1906, el peluquero alemán Karl Nessler mostró al mundo una tecnología que cambiaría literalmente la forma del cabello durante el siglo siguiente.

Después de años experimentando encima de su esposa Katharina (pobre mujer), incluyendo los intentos que casi la incineran, Nessler perfeccionó finalmente un tratamiento químico con el que conseguía rizos permanentes en cabellos lisos.

Karl se obsesionó desde muy joven con estudios sobre el cabello, que continuó de por vida. Aprendiz en una barbería al finalizar sus estudios escolares, siguió trabajando en ostentosos salones de Ginebra y París. Es entonces cuando comenzó a experimentar usando fuertes álcalis y calentando pelo.

dauerwelle[1]Los inicios fueron peligrosos y poco fiables, pero consiguió en 1909 la patente de una técnica que consistía en envolver el cabello alrededor de un rodillo de metal; tratado con hidróxido de sodio, se calentaban con pinzas cilíndricas previamente expuesta a la llama del gas…

Aunque los clientes seguían arriesgándose a quemaduras y a la pérdida de su cabello, se logró en esta época el mejor remedio contra los piojos, o así me lo contó mi abuela. Al margen se su objetivo inicial, se convertiría el invento en el principal remedio contra los piojos durante las varias décadas siguientes.

Cuando irrumpió la Primera Guerra Mundial, las autoridades británicas arrestaron a Karl Nessler, cerrando a la vez su negocio; pero consiguió escapar del campamento para huir hacía Nueva York con el nombre de Señor Miller. Montó en la Calle E 49 de Nueva York su 1º salón.

Creó empleo en 1927 para casi 500 trabajadores que, entre otras cosas, se dedicaban a vender máquinas para hacerse la permanente en casa (¿Quién más se atreve?).

Vendió en 1928 su negocio con la patente incluido por el valor de 1,5 millones de dólares.

¡Bravo Sr. Nessler!

81

Si escaseas de idea para las fiestas de las madres, ¡no lo dudes!

¡Compra una maquina para hacer permanente!

9 Comentarios »

10/02/2013 - El labial rojo, ¿seducción o polémica? - Corinne

Captura-de-pantalla-2013-01-05-a-las-17.02.13El porte del labial ha constituido desde siempre y según la situación una polémica muy controvertida, sobretodo entre sexos y concretamente cuando se trata del color ROJO… ¡o que nos lo cuenten nuestros maridos!

Entre colores, el rojo es el que levanta pasiones, es el color del amor al odio, de la sangre y la vida. Es de hecho en el arte de la seducción cuando el labial rojo tiene tanto por contar!!!

FRAGMENTOS DE SU HISTORIA…

Se ha podido demostrar que la práctica del maquillaje de labios remonta a diferentes épocas de la antigüedad . En efecto, reconstruyendo el arte del maquillaje, los arqueológicos descubrieron que fue en Mesopotamia, 5000 años para atrás, donde se emplearon los primeros labiales; descubrieron restos de producto cosmético elaborado a partir de piedras semipreciosas trituradas y mezcladas con pasta o cera de abeja. Demostraron también que las egipcias se coloreaban los labios con ocre rojizo mezclado al óxido de hierro, el conjunto incorporado en aceites. Se cuenta que Cleopatra fabricaba su color con el carmín obtenido de la mezcla de cochinilla triturada con huevas de hormiga. (más…)

2 Comentarios »

13/09/2011 - Las verdades de Rita Hayworth - Corinne

1 Comentario »

6/04/2011 - Batuguereau - Corinne

1 Comentario »

26/03/2011 - 1 estrella más en el cielo! - Corinne

2 Comentarios »

123