El labial rojo: una herramienta de seducción

Por StickArtStudio - 13/05/2010 - 23 comentarios

Se ha mencionado en muchas ocasiones el odio de los hombres hacía el labial , ¡EN ESPECIAL DE COLOR ROJO! Será real en el cotidiano refiriéndonos a los comentarios de nuestros maridos cuando se despiden de nosotras por la puerta de casa, en el momento en que nos apresuramos a una cita de importancia. Pero en el arte de la seducción, este instrumento de color tiene mucho por contar !!!!

FRAGMENTOS DE SU HISTORIA…

Se ha podido demostrar que la práctica del maquillaje de labios remonta a diferentes épocas de la antigüedad . En efecto, reconstruyendo el arte del maquillaje, los arqueólogos demostraron que las egipcias se coloreaban los labios con ocre rojizo mezclado al óxido de hierro, el conjunto incorporado en aceites.

Se entiende que la practica tenía por intención, a parte de la cumplir con reglas del arte decorativo, la de proteger la mucosa de la sequía ambiental. Pero unos eruditos en la materia afirman que el uso del rojo encima de los labios, dentro de la civilización egipcia, tenía por objetivo reproducir el rostro de las partes genitales de la mujer en estado de excitación… Delicado explicar en una clase de historia de la belleza pero, de ahora en adelante, ¡NO FALTÉIS EN CONTEMPLAR VUESTROS LABIOS ROJOS CON OTRA MIRADA!

Directamente vinculado con los labios, el rojo potencia el deseo y favorece la seducción de cualquier mujer; se fusiona con la frivolidad, el artificio, el atrevimiento y la elegancia también. Su profusión de matices permite diferenciar los rojos entre ellos para que cada mujer escoja el suyo sintiéndose ÚNICA. Durante los bailes de la corte de versailles, Madame de Pompadour se divertía en identificar las mujeres de la comitiva, basándose en el color de sus labios: el rojo carmín para las seductoras provocadoras, frambuesa para las virtuosas, granate para las espirituales de la nobleza… Ningún escrito a mi conocer menciona el color del suyo, pero tengamos claro que si Madame hizo historia, no fue por el empuje que diera en los avances de la estética!!

En conclusión, desde la antigüedad hasta la fecha, empleando pigmentos de todo tipo (minerales y vegetales), el rojo de labios ha sido y seguirá siendo un básico del neceser de belleza; ¡no faltéis en conseguir el vuestro! “una mujer nunca puede salir a la calle sin maquillarse los labios” (mademoiselle Chanel).

EL PODER DEL LABIAL …

Estadísticas probaron y demostraron que varias mujeres presentadas a entrevistas frente a hombres y mujeres también, ofrecían impresiones muy concluyentes: las mujeres que llevaban un labial rojo vivo se juzgaban mal, aunque los hombres las percibían como personas sensibles. En cambio, las mujeres sin maquillaje se consideraban como trabajadoras, susceptibles de carecer de aptitudes personales…

Quizás tengamos que tenerlo en cuenta a la hora de buscar trabajo (según cual), pero aún así, una mujer maquillada se siente más atractiva y más sexy. Participa la cosmética en reforzar la autoestima de la mujer y en que se sienta ella más segura… el hombre lo nota sin duda alguna, y aunque se obstine en afirmar que prefiere una compañera de aspecto natural y valora por delante las virtudes de esta persona, le encanta lucir una acompañanta guapa, ver imponente, que se cuide y emplee para ello los cosméticos y artificios necesarios e indispensables…

26

23 COMENTARIOS

Pat Lawriter 14 mayo, 2010

Podría contar con los dedos de una mano las veces que me he pintados los labios de rojo. Sin embargo, tengo que decir que ahora sí, ahora sí que puedo hacerlo, sé cómo, me encanta, quedan preciosos, perfectos… todos. No importa el tamaño o la forma, no hay que tener miedo. El rojo no es malo, ni debe evitarse, nosotros también somos rojo, cuando nacemos, toda la vida, por dentro, vivimos porque somos rojos por dentro… y la sangre que nos alimenta no es de otro color…

Animáos a usar el rojo. No muerde, no mata… pero hiere… ¡me encanta!

Corinne 14 mayo, 2010

Hola Pat, he tenido algún que otro problema con este post. Llegó descuartizado.
Aqui lo tienes enterito!! Y referente al labial rojo, me encanta a mi también; pero hay que admitir que tiene una connotación algo provocadora!… ¿O NO?

Pat Lawriter 15 mayo, 2010

¡Hola Corinne! Sí, ya me pareció un poco raro ayer cuando le eché el primer vistazo, pero ahora está tan completo e interesante que cualquier falta ´técnica». anterior ni se recuerda…

Voy a contar un secreto, ahora que no nos lee nadie ;-). Cuando yo era pequeña, muy pequeña, tendría 3 años, todo lo quería color «fresa», o sea, rojo… la ropa, las muñecas, la comida… estuve en el hospital un mes y mi padre removió cielo y tierra hasta encontrar una televisión «con la cabeza» roja… desde esta estancia… ya no quise ver el rojo «ni en pintura»… hasta ahora…

El rojo es seducción… pero para las que no han sido obsequiadas con la gracia de este arte, yo diría que es un juego, un juego divertido en el que no quiero pasar desapercibida… por eso me pintaré de rojo los labios esta noche, aunque vaya a una barbacoa y sea la única maquillada 😉

Hay un punto realmente destacable en tu post, el relativo a que los hombres rechazan el maquillaje, cuando en realidad no es así. Les gusta presumir de naturales y espontáneos, pero una chica linda y maquillada, les entra irremediablemente por los ojos… eso sí, sin efecto «puerta»… No creo que dar vida y color a los ojos y los labios sea maquillarse demasiado… puede que les asuste la decisión y la seguridad del maquillaje… y, especialmente, del labio rojo… mayor razón para llevarlo ;-P

Corinne 15 mayo, 2010

Pués en mi caso, pase mi niñez vestida de rojo. Mi madre tenía obsesión por este color y me encontraba lindísima así, hasta tal punto que todo el parbulario se convenció que era yo Caperucita roja.
Un día, un niño no pudo más, me arrancó el gorro, lo tiró al water y tiró de la cadena. Así se fué Caperucita al retrete y me surgió un inevitable rancor hacía el color rojo.
Pase año esquivando el color hasta mayor; pero ha vuelto a ser mi color preferido y, una vez más mi madre tenía razón, estoy lindísima vestida de rojo.
En cuanto a la actitud del hombre frente al maquillaje, tienes razón, hay mucho por discutir: cuando entro en una perfumería acompañada de mi marido, el único en probar los esmaltes de uñas es él. Recrimina mucho las pocas posibilidades que tienen los hombres para vestirse y, profundamente, le encantaría poder maquillarse!!!

Manuel 15 mayo, 2010

Eh¡ A mi esas generalizaciones me matan… Soy hombre y NO me gustan las jueres maquilladas, al menos las que se nota que están maquilladas. O mejor dicho, no me gustan especialmente, no veo la ventaja respecto a otra sin maquillar. Entiendo que a veces se tenga que usar, pero pretender que todos los hombres preferimos esto o lo otro es una memez.
Ah, y lo que decía Pat de que te pueda asustar «la decisión y seguridad del maquillaje» me ha dejado patidifuso, Si tuviera que calificar de algo el maquillaje usado de manera sistemática sería de lo contrario.

Corinne 15 mayo, 2010

Hola Manuel! Supuestamente, el aterrizar en este blog debería indicar que eres del gremio, pero tu comentario deja enteder lo otro.
El maquillaje puede arreglar de forma sorprendente un rostro y es verdad que una vez se haya acostrumbado la mujer a ello, le cuesta echarse para atrás. El día que prescinde de sus potingues, cruzará inevitablemente a alguien por la calle para preguntarle: «¿Que te encuentras bien?… ¡No haces buena cara hoy! Por aqui tendrías razón: indicaría que las que nos maquillamos no estamos siempre muy conforme con nuestro aspecto natural.
Lo que es cierto también, es que son más numerosas las personas que se pintan de forma inútil que las que se maquillan con gracia. Las hay que tienen arte para estropearse la cara con los cosméticos. ¡Gracias a Diós existen maquilladoras profesionales para orientarlas!! Pero influye el criterio también y lo que te parece Bonito/Natural/Seductor no lo es siempre para el otro.
Al final y al cabo, el objetivo cuando una se maquilla radica en lograr encontrarse guapa y cómoda con la imagen que lleva. Solo con ello conseguirá carisma.
¿Porque el hombre no se maquilla habitualmente y la mujer si? Es una pregunta que podría traer muchas polémicas, pero lo cierto es que si el maquillaje se decretara forzoso para el hombre a partir de este mismo momento, caerían más de uno en el acto. Así ocurrió con los pendientes, el pelo teñido, las cejas depiladas… etc. Algunos han caido con tanta rapidez y torpeza que han hecho más el ridículo que las mujeres.

ana sabina 15 mayo, 2010

no puedo resistir la tentacion de decir que el rojo es mi color favorito!
me encanta piintarme los labios de este color y cuando quiero sentirme con mucha energia me visto con algo rojo, el efecto buen humor es inmediato.
viva el color rojo!

lydia 15 mayo, 2010

En cuanto a maquillaje masculino hay marcas como Ysl o Jean Paul Gaultier que tienen iluminador, khol, corrector antiojeras……. ya existe en el mercado y esta creado en especial para el hombre incluso polvos de sol , no lo afemenizan sino que lo retocan de forma discreta.Sino pensemos en los hombres que salen en peliculas , programas de television ,,,,,,, todos maquillados pero sin efecto afeminado ni mucho menos , cubriendo imperfecciones y sacando lo mejor de si mismos.

Pat Lawriter 16 mayo, 2010

Por supuesto que una mujer guapa, bien maquillada y con estilo intimida a hombre, y si además es inteligente, apaga y vámonos,

Manuel, ¿se supone que una mujer que sale a la calle con mala cara y ojeras, deliberadamente -esto es, sin camuflarlas y mejorar su aspecto-, es más segura de sí misma que la que sabe qué tiene que hacer exactamente para no lucir hecha un desastre?

¿Me estás diciendo que tiene más confianza en sí misma, en definitiva más seguridad aquélla que, por ejemplo permite que su aspecto refleje su estado de ánimo y va con mala cara en la vida, en el trabajo, cuando sale de marcha? Qué despropósito, por Dios…

Las chicas que no se maquillan, que vienen a mis reuniones para aprender un poco, por ejemplo, no lo hacen PORQUE NO SABEN, se encuentran con mala cara y NO SABEN CÓMO RESOLVERLO, se sienten más seguras cuando saben manejar el problema y ponerle solución, vamos… lo que pasa siempre con los problemas y las dificultades, lo dicen los libros de psicología, la experiencia y el sentido común.

No sé a qué te dedicas, pero yo no me dedico a decir «memeces» como tú sugieres. Y aquel hombre que pretenda hacernos creer que se fija antes en la chica ojerosa y con granos que en la que luce un rostro luminoso y uniforme se olvida de que las mujeres también tenemos sentido de la vista.

Manuel 17 mayo, 2010

Pat, tu afirmación sería equivalente a que yo te dijera que «¿se supone que una mujer que sale a la calle con la cara pintarrajeada de mala manera, deliberadamente -esto es, con pinta de puta barata-, es más segura de sí misma que la que sale con la cara limpia, y punto?» Si se trata de hacer comparaciones, compara posturas equivalentes: O comparas mal maquillaje y mala cara, o comparas una cara normal y un maquillaje normal. Y ante esa comparación yo lo que digo es que prefiero lo primero, que es lo que tú negabas. Que haya quien prefiera lo contrario nunca lo negaré, para gustos los colores, simplemente negé tu primera frase de que «los hombres rechazan el maquillaje, cuando en realidad no es así. Les gusta presumir de naturales y espontáneos, pero una chica linda y maquillada, les entra irremediablemente por los ojos» Pues no, a veces no.
En cuanto a las confianzas o desconfianzas ante uno-a mismo-a, cada uno sabrá. Lo que te decía es que maquillarse no es signo de autoconfianza, incluso puede ser signo contrario. Si me niegas lo que digo con gusto te lo discutiré, pero no pongas palabras en mi boca que no he pronunciado que es muy feo.

Pat Lawriter 17 mayo, 2010

No, no es equivalente porque yo en todo momento estoy hablando de SABER MAQUILLARSE, como puedes comprobar si lees detenidamente mi post. La referencia a maquillarse como una ramera la has hecho tú, no yo, lógicamente, la haces porque es el resquicio inventado para intentar rebatir mi argumento.

No, las chicas lindas y bien maquilladas no les entran por los ojos a los hombres, esto es una impresión equivocada que tenemos todas las mujeres, yo misma por ejemplo, desde que tengo, digamos, quince años, observo que esta circunstancia se repite… por lo visto es en que en lugar de miopía corregida con gafas/lentillas, tengo cataratas y estoy profundamente errada, según tú me estás contando.

Maquillarse no es un signo de confianza en sí mismo, salir de casa con la cara lavada es mayor señal de ello. Sí, está claro, hay que tener mucha seguridad en una misma para ir con las ojeras puestas y la mala cara por la vida, darle importancia a otras cosas, más graves y profundas…. (lo cual, por cierto, no sirve absolutamente para nada)…. en fin, podría estar teorizando sobre esto toda la mañana… lamentablemente, no tengo tiempo… pero sí quiero decir que nuestras opiniones dependen de nuestras experiencias y conocimientos y esto es lo que yo pienso de acuerdo a lo que sé, he vivido y me han contado.

No discuto para convencer a nadie y en este punto precisamente, por diversas causas, no voy a cambiar de opinión. Ir de segura-nomaquillada por la vida es una soberana estupidez y decir que los hombres no se fijan en las chicas guapas y arregladas es no ser fiel a la realidad. A lo mejor si me dices esto a los 15 años, me lo creo, a estas alturas de la vida, por supuesto, no es que no lo crea, es que sé que no es cierto, por mucho que insistas en afirmarlo.

Lo mismo te digo, chico, lo mismo te digo. Manten las comparaciones en los términos que yo uso, si las cambias, estarás hablando de otra cosa con otra persona, hablarás de chicas pintadas como rameras con nosesabequién… pero no estarás discutiendo conmigo sobre chicas que se maquillan bien y las que no lo hacen porque no tienen ni idea.

Manuel 17 mayo, 2010

Bueno, si que es equivalente: Lo de salir sin maquillarse lo has convertido tú en salir con unas ojeras de medio metro, estás haciendo un muñeco de paja de lo que yo digo y después arremetes contra él, lo que es muy cómodo para tí, claro está, pero me pone en la tesitura de responder a algo que no he sostenido yo. Es JUSTAMENTE como si yo te respondiera que no, que prefiero una mujer sin maquillar a pintarrajeada. ¿Tú has dicho que las mujeres pintarrajeadas son más bonitas que sin maquillar? Pues yo tampoco he dicho que una mujer con ojeras de medio metro esté más guapa que maquillada.
Cuando respondas a lo que digo dejo de darte una clase de dialéctica y sigo con la discusión.
——-
«las chicas lindas y bien maquilladas»
Ah, que ahora no son solo las maquilladas, son las lindas y bien maquilladas. Vale. Si sigues cambiando lo que decías estupendo, al final podrías volver a escribir tu mensaje inicial, total.
——–

Veo por otra parte que necesitas algo de comprensión lectora: Si la frase
«maquillarse no es signo de autoconfianza, incluso puede ser signo contrario»
Se convierte por arte de birlibirloque en
«Maquillarse no es un signo de confianza en sí mismo, salir de casa con la cara lavada es mayor señal de ello»
deberías de volver a clase de lógica: Si A implica B, B no implica A. Ánimo, si lo lees con calma al final lo entenderás.
Un repaso al carácter condicional del «puede», quizás, sería decisivo.
———-

«en fin, podría estar teorizando sobre esto toda la mañana…»
Sin duda. Lo que no sabría decirte es, en ese caso, qué tendría que ver con lo que yo digo. ¡Qué asombrosa capacidad para leerme la mente¡

————–

«pero sí quiero decir que nuestras opiniones dependen de nuestras experiencias y conocimientos y esto es lo que yo pienso de acuerdo a lo que sé, he vivido y me han contado.»
Entiendo: De tu experiencia sacas que todos los hombres preferimos las mujeres maquilladas, pero si digo yo lo contrario desde mi experiencia es que soy deshonesto.
De alguna manera eso debe de tener sentido…

————-

«No discuto para convencer a nadie y en este punto precisamente, por diversas causas, no voy a cambiar de opinión.»
Pues mira qué bien. Me alegro por la firmeza de tus ideas.
Por mi parte, si me das buenos argumentos te prometo que los sopesaré y si estoy equivocado lo diré sin ningún rubor.

————-

«Ir de segura-nomaquillada por la vida es una soberana estupidez »
Tú sabrás, oye, ignoraba que fuera un conjunto inseparable. Misterios de la condición femenina, imagino.

————

«A lo mejor si me dices esto a los 15 años, me lo creo, a estas alturas de la vida, por supuesto, no es que no lo crea, es que sé que no es cierto, por mucho que insistas en afirmarlo.»
En cuanto lo afirme una vez correré a decírtelo, mientras tanto me temo que estás dejando echo unos zorros al muñeco de paja que te has montado tú solita. Espero que te resulte divertido, desde afuera aburre un poco.

————-

«Manten las comparaciones en los términos que yo uso»
¿Y yo no puedo pedir lo mismo?
Jo, qué rabia…

Pat Lawriter 17 mayo, 2010

Considerando que carezco de capacidad dialéctica, me contradigo, no tengo compresión lectora, no manejo los tiempos verbales, creo muñecos de paja para jugar con ellos, no sé discutir ni dialogar… creo que estás perdiendo el tiempo aquí conmigo.

Desde luego, que yo pueda sobrevivir en este mundo con tal cantidad de taras es, como mínimo, un milagro. Suerte que he tenido de encontrarte en mi camino para que me puedas hacer ver la luz y sea consciente de mis limitaciones y defectos. Ya me siento mejor que ayer, espero que tú también seas más feliz así, de algo tiene que servirte este don natural que tienes para discutir atacando a la gente.

Ahora, con mis deficiencias mentales, voy a seguir pelando patatas, que es a lo que me dedico porque mi cerebro no da para más.

Encantada de conocerte. Que tengas un buen día.

Manuel 17 mayo, 2010

El victimismo nunca me ha parecido un argumento de peso, la verdad.
Voy a seguir admirando a las mujeres maquilladas más que a las no maquilladas como el hipócrita que soy, según tú sabes mejor que yo, pues.

Pat Lawriter 17 mayo, 2010

No pretendía plantear ningún argumento, me limité a enumerar lo defectos que has destacado de mi a la luz de mis intervenciones.

Tal como te expresas, es evidente que estás convencido de que eres superior a mí intelectual y dialécticamente hablando.

Puesto que tengo la certeza de que ello no es así y, lógicamente, me requieren tareas más importantes que dejarme insultar por ti, me retiro, nada más.

Manuel 17 mayo, 2010

Claro, y yo solo quería puntualizar tu afirmación sobre los hombres, pero por lo visto no se te puede llevar la contraria, o se te está insultando.
Puños de acero, mandíbula de cristal.

Pat Lawriter 17 mayo, 2010

Manuel, por favor, repasa tus últimos mensajes, me has atacado de forma personal varias veces, sin que hubiera ninguna necesidad.

Amigo, no sé si te has percatado pero tú tampoco encajas los golpes muy bien que digamos… parece que te va la vida en esto… y tú sabes que la vida es mucho más compleja y rica que machacarme a mí la mandíbula…

Manuel 17 mayo, 2010

¿me señalas un ataque mío? Gracias. Si antes no hay uno equivalente tuyo pierdo, vale?

Pat Lawriter 17 mayo, 2010

Gracias a ti.

miriam 18 mayo, 2010

Buenoooooo!!!!! Como está el patio!!! En mi humilde parecer… que no es tan humilde como parece… ñej… Creo que el hombre, aunque lo niegue, le encanta ver a una mujer maquillada, eso sí, siempre y cuando esté en el contexto y en el momento adecuado, y esto es así en Cádiz y en el Polo Norte! Si vemos a una mujer maquillada (bien o mal) en la playa o en el campo, es decir en un medio natural, siempre nos llamará la antención y nos chocará, nos parecerá incluso ordinario por su falta de armonía, a algunos puede llegarles a agredir la sensibilidad estética. Sin embargo, si nos encontramos a una mujer en una gala, evento, fiesta, en una noche mágica… nos encantará verla con sus mejores galas, preparada como matar! tacones, labios rojos, fuerza en la mirada y pisando fuerte! Observemos pues la conducta del pavo real!! Sintetizando: «ARRIBA LA PESTAÑA», eso sí bien puesta y cuando toque!!
Besos

LUZGATA 20 mayo, 2010

Me ha encantado la asociación que hacían los egipcios del rojo de labios con los genitales femeninos en excitación, nunca lo hubiese contemplado así y tiene mucho sentido.
Está divertidísimo el pique que han tenido estos dos. Por mi parte voy a meter un poco de cerita más. Se nota que Manuel no está dentro del gremio y que no se daría cuenta de que una mujer va maquillada aun teniendola a 30 cm de distancia, ya que el entiende como maquillaje el poner color en la cara, demostrando asi ser un hombre muy simple en el sentido de percepción visual. El maquillaje es muchísimo más. Conlleva estudios de visajismo, morfología del rostro, sicología, e implica un conocimiento del lenguaje visual y como este repercute socialmente que el ni imagina. Manuel solo es consciente de los mensajes visuales más evidentes es un tierno coderito dentro de nuestro mundo mágico y poderoso.

Evelina Podjapolskaja 13 junio, 2010

Hoy en la tele casualmente oía que ya «Cleopatra tuvo su pintalabios hecho de escarabajos carmín triturados, que tenían un pigmento rojo profundo, y hormigas para la base». Por tanto el maquillaje forma parte de la cultura desde la antigüedad y no creo que sea ninguna casualidad.

El maquillaje es otra herramienta con la que podemos construir nuestra identidad, al igual que lo es la vestimenta. Cada día nos vestimos (queramos o no) para salir a la calle y relacionarnos con otra gente. Y aunque no sea evidente para todo el mundo, el modo de vestir habla por sí solo. El estilo, las marcas, la formalidad o la informalidad llevan información implícita sobre nosotros. Cuando somos conscientes de esto y no nos dejamos llevar simplemente por la corriente (publicidad, moda…) y tampoco nos vestimos “normal” (como todo el mundo) para ser “normal”, podemos hacerlo como nosotros queramos según lo que queremos trasmitir.

Con el maquillaje decidimos si queremos destacar algo en nosotros…si dar profundidad en la mirada; si ponernos (como dice Corinne) “sangre” en las mejillas (colorete); si destacar el labio en rojo cuando vamos “a matar”; o simplemente darnos más luz y disimulas algunas imperfecciones…todo esto para ocasión y claro está que hay que saber hacerlo, pero al igual que pasa con la vestimenta, si no sabemos hacerla por nosotros mismos la compramos en la tienda…y con esto corto el rollo que se me hace el comentario muy largo.

Solo voy a añadir que discutir sobre siglos de cultura y estudios sobre las reacciones ante colores (como el rojo, que según Max Lüscher es la expresión de la fuerza vital; «El rojo eleva el pulso, la presión sanguínea y la frecuencia respiratoria…”) solamente con el argumento del “parecer” no tiene mucho sentido.

Un saludo!

Rosa 21 junio, 2010

Guauuu… Está ineteresante el tema.
Hemos empezado con un interesante artículo referido al rojo de lábios y hemos pa sado por una discusión entre dos posteadores hablando del maquillaje en las mujeres…
Pero.. ¿como podemos dudar del buen aspecto que produce un buen maquillaje en cualquier persona?
Por supuesto me refiero a uno adecuado a los rasgos de cada individuo y siempre para mejorar nuestro aspecto y resalzar nuestras virtudes, que no es fácil, pero sin duda una mujer, ya que el tema va de mujeres.., bien maquillada, sin duda se siente más guapa y eso le aporta seguridad en el entorno en el que se esté moviendo, tanto laboral como de ocio, ya que también debemos tener en cuenta que hay un maquilaje para cada ocasión.
Eso no hay ni qe dudarlo. Que eres perfecta y sin maquillaje te sientes cómoda y no necesitas ni un simple cubreojeras para estar estupenda, enhorabuena!, pero estoy segura que en una cena bien arreglada, en el trabajo, etc.., cualquier evento en el que vayas hasta bien peinada,algo de maquillaje requerirás no?,es como un buen complemento, un taconazo, un bolso, unos pendientes… lo que sea, o acaso por medir 1´80 no vas a poder ponerte un zapato alto para resalzar tus piernas?
Pues esto es lo que opino. Arriba el maqullaje y sobretodo el rojo de labios!!
Por cierto, yo desistí hace tiempo.. con este color a la vez mi preferido, porque al llevar el pelirrojo como mi color de pelo…. va a ser que no… pero un secreto, cuando pruebo maquillajes en mi propio rostro y estoy sola… me lo planto y me siento… ufff me encanta, eso sí no miro el marco porque aparece el naranja de mi pelo jejejje.
Chic@s espero no haberos dado el tostón con mi comentario..
Un saludo!

COMENTAR

*Campos obligatorios

NOVEDADES

Contáctanos

¿Tienes alguna duda sobre los productos, la escuela o cualquier otro aspecto de StickArt Studio?

Por favor, comprueba los campos marcados.

IDENTIFÍQUESE PARA ENTRAR EN LA INTRANET

1 + 9 =

¿Quieres recibir cómodamente en tu email nuestras novedades? Con nuestra newsletter estarás siempre al tanto de las novedades más importantes tanto en el mundo del maquillaje como en nuestra escuela y nuestros productos. ¡No te lo pierdas!

* This field is required