El maquillaje nupcial

Por Corinne - 18/05/2010 - 8 comentarios

Aunque no suponga en su realización dificultad específica, el maquillaje nupcial requiere una atención y un cuidado particular. El día de la boda será, sin duda alguna, el día más preciado de la vida de una mujer; por esta razón se dedica con mucha antelación a su preparación y proyecta para el momento unas expectativas muy altas.En esta ocasión, el trabajo de maquillador consiste en concluir con sutileza, una imagen que se acordó en el momento de elegir el vestido y que se corroboró con el ensayo de la peluquería. Esencialmente, el maquillador debe lograr un resultado que armonice con la imagen escogida, respetando a la vez la personalidad de la novia y distendiendo la expresión de un rostro fatigado por el ajetreo de los preparativos.Una prueba previa del maquillaje se decreta forzosa para acordar la imagen del momento sin estar condicionado ni por el tiempo, ni por el nerviosismo de la novia y de su entorno.

El 1º aspecto del trabajo al que se requiere contemplar es la persistencia de los cosméticos; un maquillaje de novia debe afrontar una jornada larga con sesiones fotográficas, abrazos múltiples, besos y lágrimas a profusiones, sin tener en cuenta el aspecto climático y el estrés. Para ello, el mercado de la cosmética ha creado una amplia gama de productos resistentes al agua que aseguran la estabilidad de cada una de las aplicaciones del maquillaje. Existen desde bases de color formuladas con oleos sintéticos waterproof que se pueden matizar con polvos 100% minerales, hasta perfiladores de ojos y boca a base de aceites volátiles que aseguran una aplicación duradera. La máscara de pestañas waterproof se impone, esquivando en los momentos de emoción el habitual accidente en el que la lágrima negra destroza el maquillaje.

El concepto del maquillaje nupcial, es naturalidad y luminosidad. Se justifica por la cantidad de luz que desprende el traje e impide unas aplicaciones demasiado recargadas con colores contrastados o llamativos. El maquillaje debe ser sutil, con colores de sombra integrados, texturas satinadas que no lleguen a desprender destellos, en armonía con la temperatura de color del vestido, cálido para los trajes beiges y más frío para los blancos. Se procura resaltar los rasgos de la novia, añadiendo pestañas postizas para agrandar los ojos o subrayando la boca cuando se la merezca. Pero ante todo, nos rigen las tendencias que nos proponen mucho surtido de texturas satinadas que se autorizan aplicar tanto encima de los ojos y la boca como dentro de las emulsiones de piel, logrando con ellas unos resultados radiantes y mágicos. Los sombreados de ojos son difusos, sin estructura marcada, trabajados dentro de armonías monocromas aunque se puedan dinamizar con algún toque de color fresco.

La aplicación del colorete contribuye en conseguir un resultado de piel diáfana; para ello, se difumina en las mejillas a modo de rubor con algún tono cercano al de la sangre que fluye debajo de la piel, consiguiendo con ello un efecto iluminador. Se recomienda perfeccionar el modelado del pómulo con un polvo compacto irisado, fundiendo con ello los colores y las texturas entre si.

Fotografía: Susana Al-Bakri/ Peluquería: Nani García/ Modelo: Natalia Pons de LA AGENCIAbcn

Para concluir, diremos que el éxito del trabajo de un maquillador radica en lograr que la novia se perciba en especial guapa en un día tan esperado, sintiéndose ella la misma. Cabe especificar también que, si el resultado del maquillaje parece esencial, la actitud del maquillador es primordial. La situación requiere un profesional que desprenda seguridad, comprensión y empatía, sin que le falte ilusión por contribuir en un día tan único.

26

8 COMENTARIOS

LUZGATA 20 mayo, 2010

No me gusta el efecto que produce el sombreado de la zona inferior del ojo de mitad hacia afuera, la alarga el ojo proyectando asi una imagen más agresiva, la cual no corresponde con el resto del estilo de el conjunto( vestido, peinado) más natural y relajado

Pat Lawriter 20 mayo, 2010

Los colores típicos de novias me sientan como una enfermedad, quiero decir, que me dan imagen de cansada o enferma… como dice el artículo, la novia tiene que sentirse guapa y ella misma. Si yo me maquillara de una forma un poquito más arriesgada o evidente que la modelo, no me sentiría rara ni poco natural ni nada… y creo que muchas novias igual… a mí la imagen de esta novia me gusta, pero para ella, no para mí… ese tono alrededor de los ojos ya lo tengo yo de manera «natural», sólo que irregular y nada favorecedor….

Alejandra Ortiz (profesora) 1 junio, 2010

Luzgata,ante todo,buenas tardes.

En serio crees que el sutil matiz de sombra de la parte inferior del ojo da una imagen agresiva a la modelo?

En todo caso será algo más lánguida,pero precisamente agresiva?

Me dejas tan confundida como perpleja.

No se cual será tu concepto en cuanto a agresividad,pero tal vez debieras reconsiderarlo.

LUZGATA 2 junio, 2010

Hola.
Me retracto encuanto agresivo, exajeré un poco, pero mantengo que aun siendo una leve sombra esta está definiendo una forma y es la de alargarle el ojo, de esta manera si conocemos un poco lo que sugieren las formas encontramos que no es la mejor para dar una imajen juvenil y delicada.

LUZGATA 2 junio, 2010

Yo hubiera puesto el enfasis de la sombra en el centro y no en el extremo exterior del ojo ya que sus ojos son alargados y tienen más distancia de un ojo entre si, lo cual esta forma de marcar los ojos está potenciando estos rasgos que no son los más fovorecedores.

Corinne 2 junio, 2010

La cuestión a la hora de maquillar para un evento social, sea para una boda u otro acontecimiento, es la de respetar el estilo de la persona o crear un ambiente cuando no se haya definido.

En el caso de Natalia y si una se fija bien, recuerda de manera «deliciosa» el encanto de Grace Kelly o de una actriz tan actual como Nicole Kidman, estas bellezas frías tan representativas de los años 50… Hubiera sido una lástima no explotarlo: tez diáfana, rubor a flor de piel, sombreados delicados, sin restar fuerza a la mirada…
Para ello, era indispensable almendrar el ojo,estirando y abriendo el trazo de la linea inferior del ojo.

Para gustos los colores, pero estoy convencida que centrar la sombra por debajo del ojo le hubiera debilitado la mirada de mala manera. Además, Natalia tiene una peculiaridad poco frecuente en un ojo occidental y muy comun en el asiático: el pliegue de su cuenca se junta al lagrimal. Invitaba a acabar de estilizar el trazo.

Como resultado, hemos destacado el color de sus ojos (se lo merecían) y logrado una apariencia de maquillaje poco recargado, conseguiendo dar fuerza a la expresión de la mirada.

Otro detalle que nos regía en buena parte, era la ceja de la modelo. La tiene tupida, relativamente oscura en comparación al color de su cabello y su trazo natural es muy ascendente con una articulación muy marcada. Era dificil maquillar el ojo si buscar un equilibrio con el trazo de la ceja.

De toda forma, esta chica es hermosa… Así que como lo dicen todas las señoras mayores: «A la juventud, le queda todo bien!!!»

Natalia 18 junio, 2010

Hola

Es la primera vez que escribo en el blog, quiero daros las gracias por todos vuestros consejos. Poco a poco quiero ir participando más en el blog.

anonim@ 13 noviembre, 2010

Hola podrias poner el nombre o los numeros de las sombras y perfiladores, pintalabios, colorete que usas. Besos una novia guapisima

COMENTAR

*Campos obligatorios

NOVEDADES

Contáctanos

¿Tienes alguna duda sobre los productos, la escuela o cualquier otro aspecto de StickArt Studio?

Por favor, comprueba los campos marcados.

IDENTIFÍQUESE PARA ENTRAR EN LA INTRANET

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

¿Quieres recibir cómodamente en tu email nuestras novedades? Con nuestra newsletter estarás siempre al tanto de las novedades más importantes tanto en el mundo del maquillaje como en nuestra escuela y nuestros productos. ¡No te lo pierdas!

* This field is required