Maquillajes virtuales: De cómo presentar una foto que no nos ha hecho David Hamilton (2ª parte)

Por David - 29/07/2010 - 5 comentarios

Nos quedamos en medio del retoque, con la imagen

haciendo una comparativa de cómo había quedado la imagen tras darle un par de pasadas de photoshop. Tal y como os prometí ahora vamos a seguir aclarando un poco más la imagen, pero esta vez siguiendo otro método, algo más selectivo. Repito lo que dije en el otro tutorial, hay muchas más maneras de hacer procesos similares, simplemente estoy usando esta imagen para explicaros dos de ellos: Corresponde a vuestra experiencia y trabajo el ir aplicando unas metodologías u otras.

Ahora vamos a volver a aplicar los niveles como en el tutorial anterior, contrastando un poco más los valores extremos y aclarando un poco más los medios, pero esta vez no directamente a la imagen sino a una capa en la que hayamos llevado, como hicimos en la primera parte, los valores más oscuros de la imagen. Os recuerdo cómo se hace por encima: Vamos a la pestaña canales, clicamos con la tecla Ctrl apretada en la miniatura de capa, invertimos la selección y hacemos CTRL+J para que la selección se convierta en capa. El resultado, algo así como esto:

Ahora volvamos a abrir la ventana de niveles y volvamos a mover los controles de la misma manera que antes, pero observemos el matiz: Ahora, el ajuste se aplica en especial a los valores más oscuros de la imagen. Con ello conseguiremos que éstos aparezcan igualmente nítidos, pero toda la imagen en general ganará luz y nitidez. Volvamos a acoplar y deberíamos de haber llegado a algo como esto:

Hemos vuelto a ganar en claridad, pero de manera selectiva. Como podéis deducir, si habeis seguido los pasos con atención estos dos métodos tienen múltiples variaciones: Trabajar sobre los valores más claros, ajustar los niveles de manera diferente… Os animo a experimentar las diferentes posibilidades para, en la medida de lo posible, interiorizar los efectos que tiene cada una de ellas: Solo así se puede llegar a conseguir el efecto deseado, que va a variar de una imagen a otra.

En cualquier caso la imagen sigue algo desenfocada, lo que de entrada tiene difícil arreglo. Si, photoshop tiene un filtro llamado «enfocar» que puede suplir algún pequeño desajuste, pero no acaba de ser todo lo correcto que se desearía. Bien, vamos a aplicar otro pequeño truco que nos dará el grado de enfoque que deseemos muy fácilmente. En primer lugar, con la imagen acoplada, vamos a clicar CTRL+J para conseguir una copia del fondo:

Bien, ahora vamos a hacer algo que de entrada puede parecer extraño: vamos a ir a filtro/otro/paso alto, en el menú superior, y nos aparecerá esta extraña ventana que parece cubrir de gris la imagen.

He puesto de valor 1,1 píxel. Pero qué puñetas estoy haciendo? bien, este filtro lo que hace es, de acuerdo con el valor que pongas, dejar intacta las zonas con mayores diferencias de valores, mientras rellena con un 50% de negro el resto de la imagen. Traducido al castellano vulgar eso quiere decir que si hay alguna zona donde píxeles adyacentes son muy diferentes en cuanto a sus valores los dejará tal cual, mientras que las zonas que son más homogéneas las rellenará de gris. Y, repito, para qué puñetas puede servir tal chorrada? Bien, pues precisamente para contrastar, definir y enfocar la imagen muchísimo mejor que con cualquier otro método. El truco está en un modo de capa concreto que podemos ponerle a la imagen a través de este submenú de la pestaña «capa»:

El modo «superponer». El modo superponer lo que hace es hacer desaparecer, justamente, los valores de la capa superior que se encuentren en un punto intermedio, mientras que los valores que no estén en esos valores los realza y potencia, sumándolos a la imagen de abajo. El resultado puede llegar a ser espectacular, y en cualquier caso ganaremos en nitidez y claridad sin perder la luz o el color. Probadlo y veréis lo que os quiero decir, es aparentemente complicado pero en realidad son unos pocos pasos que os darán una calidad añadida muy fácilmente.

Acoplemos de nuevo, vamos a seguir trabajando la imagen para dotarla de mayor calidad. Ahora vamos a realzar un poco el color, que de entrada estaba ya algo apagado y que, al aclararla, no hemos ayudado precisamente a solventar el problema. Para ello vamos a seguir usando los niveles, lo que os dará una idea del alcance de esta herramienta. Lo primero que vamos a hacer es cambiar el modo de la imagen, y os explicaré el porqué en cuanto entremos en los niveles. Vamos a imagen/modo/Color CMYK (si ya estás en ese modo, no hagas nada). Cuando ahora abrimos la ventana de niveles (os recuerdo, CTRL+L), y entramos en el desplegable denominado «canales» de arriba.

Veremos que aparecen 5 opciones, correspondientes en primer lugar a los niveles de la imagen en general, que es los que estuvimos modificando antes, pero además aparecen 4 canales más, correspondientes a los colores que conforman la imagen. ¿Y porqué hemos pasado de RGB a CMYK? Bien, el porqué es muy sencillo: Ahora disponemos de un canal más para ajustar el retoque mejor: En RGB disponemos de 3 canales, en CMYK de 4, y encima hay dos de ellos que nos interesan especialmente: El magenta y el amarillo, puesto que la mayoría de la información de la piel nos la van a dar estos dos canales. Si con ese desplegable entramos primero en el del magenta y desplazamos el cursor de la izquierda hacia el centro veremos cómo sube el tono rojizo de la piel un poco; si después hacemos lo mismo con el amarillo, habremos conseguido que toda la imagen obtenga un tono más cálido y vivo sin haber alterado los valores fríos, lo que hará que no se haya oscurecido más de lo necesario:

Ya estamos acabando, aunque ya expliqué este detalle en el tutorial anterior no puedo evitar el aplicar el mismo truco a la imagen para ganar en vivacidad de la piel. Antes de nada volvamos al modo RGB, mucho más adecuado para visualizar la imagen en pantalla. Si vamos a imprimir la foto en una imprenta profesional, por contra, necesitaremos tenerla en CMYK, pero entiendo que esa será la minoría de los casos de quien me lea… Cuando lo hayamos hecho vamos a volver a seguir el mismo proceso que hicimos al principio para obtener, en una capa, los valores oscuros de la piel, ¿os acordáis?: Vamos a canales, clicamos sobre el superior, RGB, con CTRL apretado, invertimos la selección y hacemos CTRL+J para llevarlo a una capa. Volvamos a ocultar el fondo y volvamos a generar una máscara de capa, y borremos todo lo que no es piel:

Si, se parece muchísimo al paso inicial, y aprovecho para recomendaros, siempre que sea posible, que cuando vayáis a alterar matices de una imagen sigáis siempre estos pasos: Al trabajar con gamas de la misma imagen, en vez de con la imagen entera, las transiciones van a ser siempre mucho más suaves y naturales, no tendréis que obsesionaros con conseguir unos bordes perfectos que la mayoría de las veces ni siquiera serán posibles porque las fotos suelen tener los bordes entre las texturas difusos, y encima os resultará mucho más fácil el experimentar sin tocar la imagen del fondo, pudiendo desechar los cambios sin preocuparse de volver por la historia o tener que ir salvando copias, etc.

Bien, ahora ya podemos volver a mostrar el fondo, y la capa que tenemos con la piel de la modelo vamos a ponerla, con el menú modo de capa que ya vimos antes, en modo «Luz suave». Si dejésemos esa capa al 100% de opacidad las zonas oscuras se verían demasiado oscuras, pero la idea no es esa sino darle un tono más moreno a la piel, por lo que bajaremos la opacidad, en este caso, a un 30%:

Volvamos a acoplar, y hagamos un último paso sencillo: Volvamos a extraer en una capa los valores oscuros pasando por la pestaña de canales, invirtiendo selección y convirtiendo ésta en una capa, ocultemos el fondo… y ahora, reservemos solamente los ojos y los dientes de la modelo:

Volvamos a mostrar el fondo… Y, no nos olvidemos, clicando en la miniatura de la capa EN VEZ DE EN LA MÁSCARA para manipular la capa en sí, no su máscara, volvamos a abrir los niveles, y aclaremos los valores medios hasta dejar mucho más blanqueados el blanco de los ojos y los dientes. Conviene hacer este paso de manera MUY sutil, o el efecto puede llegar a ser de película de terror, ¿eh? Nada, simplemente darle un poco más de claridad. Si nos hemos pasado siempre podemos jugar con la opacidad de la capa antes de volver a acoplarla.

Bueno, quizás se podría matizar algo más la imagen, pero el objetivo primordial ya está cubierto y no quiero hacerme más pesado de lo que ya soy: comparemos la imagen final con la inicial y veremos que, incluso partiendo de una foto normal hecha por alguien sin conocimientos de fotografía, se pude enseñar un book decente:

Como siempre, finalizo este rollo instándoos a exponer aquí vuestras dudas, iré respondiéndolas lo más rápidamente que pueda.

¡Un abrazo a todos!

19

5 COMENTARIOS

aina 30 julio, 2010

hola david, soy aina vela alumna de stick art. Me gustaria saber de donde habeis sacado esta imagen. No me importa que la hayas usado pero tengo curiosidad ya que no la hice en la escuela i ellos no la tienen. gracias.

David 30 julio, 2010

Pues la curiosidad no te la voy a poder saciar, más que nada porque también la tengo yo :-/ Pedí a la escuela alguna foto de alguna alumna para el ejercicio, me pasaron ésta, off course demandé que me dijeran el nombre de la autora, que entiendo eres tú, para incluirlo en el post, pero no supieron dármelo.
Cuando le pregunté a Corinne me comentó que no habían sabido decírselo, asi que por ahora el misterio sigue en el aire.
¿Es tuya, pues, la foto y el maquillaje? Para incluirlo en el post, como era mi intención original… Lo cambio en cuanto me lo confirmes¡

Corinne 31 julio, 2010

Hola Aina! Me alegra encontrarte por aquí porque te quería hacer una pregunta.
No te importaría que utilizáramos una fotografía tuya para un post del blog? Este precisamente, ¡Que casualidad!…. Ejem, Ejem. A que no he quedado bien?
La verdad es que damos vueltas desde hace una temporada para procurar recordar quien ha hecho este trabajo.
Imagina la cara de Mercè: baja el mentón, mira en el vacío vete a saber quien, se pellizca la frente con 3 dedos y, al cabo de 30 segundos mirándote con ojos de «Te tengo que fallar», sacude rápido la cabeza de derecha a izquierda.
En relación a David, insiste desde el principio diciendo que tiene que aparecer el nombre del maquillador. Pero a eso quisiera aclarar también que tú haces trabajos muchísimo mejor e incluso espectaculares.
Ahora mismo, te mando por tu correo mi mail para que me mandes la foto del corporal que hiciste a Susana Campana. He alucinado y quisiera que lo hagan en el blog… Allá voy!!

aina vela 1 agosto, 2010

Ok ok!!!gracias por la respuesta tan rapida!no me importa ni mucho menos que hayais colgado la foto, simplemente estaba intrigada. I si si, la foto es mia david (aina vela font, jejej). Corinne en cuanto pueda te mando la foto del corporal, te refieres al retoque que hice??saludos!!

David 3 agosto, 2010

Pues ya está cambiado, el post. La verdad es que ahora me quedo tranquilo, ya tenía ganas de que apareciera el nombre del autor de la foto que si no quedaba rara, la cosa¡ Espero que, aparte de todas esas consideraciones, te haya gustado el cambio en la foto… Si no me dejas planchao, oye 😛

COMENTAR

*Campos obligatorios

NOVEDADES

Contáctanos

¿Tienes alguna duda sobre los productos, la escuela o cualquier otro aspecto de StickArt Studio?

Por favor, comprueba los campos marcados.

IDENTIFÍQUESE PARA ENTRAR EN LA INTRANET

+ 14 = 16

¿Quieres recibir cómodamente en tu email nuestras novedades? Con nuestra newsletter estarás siempre al tanto de las novedades más importantes tanto en el mundo del maquillaje como en nuestra escuela y nuestros productos. ¡No te lo pierdas!

* This field is required