fbpx

Maquillaje Digital

Maquillaje Digital

Por miriam-asins - 10/05/2018 - Sé el primero en comentar

Photoshop y el retoque embellecedor de las personas podrían llenar no uno sino cientos de blogs, y el tema no se agotaría. Desde luego yo no pretendo agotarlo, y aunque quisiera no llegaría ni a rascar la superficie. Pero al menos quizás os sirva para haceros una idea del potencial de la herramienta, por un lado, y por otro quizás os de alguna idea para hacer vuestros propios pinitos, si tenéis ganas de meteros a arreglar esas fotos que tenéis de las vacaciones y que siempre os hacen pensar eso de “qué lastima que aquí me salgan estas arrugas tan feas”, o “lástima que no hubiera tomado el sol, ese día”. Si lo aplicáis a una foto ajena puede evitaros esa frase tan molesta de “hay que ver lo mal que me has sacado”. Engáñalos. Te lo están pidiendo.

En primer lugar, unos cuantos conceptos básicos, así que empecemos con esa última frase: Retocar fotos es engañar.

Esto quiere decir que sobre todo tenemos que buscar el efecto adecuado para engañar el ojo ajeno, hacerle creer que lo que tiene delante no es una foto retocada sino, simplemente, “la realidad”. No querría entrar en discusiones sobre porqué puñetas va a ser más real una foto sin retocar que otra retocada, lo que tiene más enjundia de la que parece: Lo que queremos hacer es engañar al ojo del espectador. Punto.

Para eso es importante no pasarse. Bien, partamos de esta imagen:

Como veis no es una foto extraordinaria por nada en especial: más o menos bien iluminada, la chica no es guapa pero tampoco es fea… De entrada ya os hago una recomendación: Procurad que vuestro modelo sonría si queréis ahorraros tiempo a la hora de conseguir como resultado algo así como un “qué mono”, o “ah, queda guapo, si”. Seguro que una iluminación genial puede hacer un efecto dramático buenísimo, o que una pose estudiadísima puede hacer que alguien poco agraciado resulte interesantísimo. Si tienes un buen fotógrafo cerca. Si no, la iluminación dramática se convierte en un “no veo un pepino”, y la pose pretendidamente natural es un “¿qué te pasó aquí, te dolía la espalda?”. Para empezar, no os compliquéis: Sonreíd a cámara, soltaos un poco y dejaros hacer la foto, puñetas, que no duele. ¡Tendréis medio retoque ya hecho¡

Pero vamos a entrar en faena. Lo primero es darle a esos labios algo de color. Para esto hay muchas maneras, con resultados muy diferentes. Os voy a explicar un sistema rápido para que no parezca que el carmín estaba de oferta en el chino de al lado, y a la vez que se sugiera un maquillaje casero pero efectivo. Vamos a la pestaña “canales”,

y allí podremos ver los canales de la imagen. No voy a entrar ahora en explicaciones de qué puñetas estamos viendo, diciéndolo mal y rápido cada canal tiene, en una imagen en grises, los valores que se corresponden con cada color del modo de la imagen. Si clicais en cada uno de esos canales veréis que la imagen, además de verse en grises, va variando. Bueno, si le dais al azul veréis que sus labios quedan más oscuros que en los otros canales… Con ese canal seleccionado, haced control+A para seleccionar todo el lienzo, control+C para copiarlo y por último, clicad en el canal de arriba del todo, RGB, para volver a la imagen en color, y volved a la pestaña de capas. Una vez allí, haced control+V, y veréis que, o sorpresa, se pega esa imagen en blanco y negro que teníamos de la chica encima, en una capa extra:

Ahora, tenemos que borrar toda la capa excepto los labios. Para ello podemos usar el borrador, una máscara de capa… ¡Espero que sepáis de qué hablo, porque detallarlo aquí sería demasiado tedioso, y la dirección me puede echar a patadas del blog por plasta¡ Cualquier detalle que no especifique, no temáis, os será facilísimo encontrarlo con google, así que si no sabéis qué es la herramienta borrador, meted “herramienta borrador photoshop” en Google y lo veréis.

Cuando hayáis acabado, poned la capa en modo multiplicar, y el resultado debería de ser algo así como esto:

Horrible, ¿verdad? Cierto, pero al menos los labios empiezan a tener una intensidad propia del carmín; acordaos, estamos buscando un engaño… Bien, bajémosle la opacidad a la capa para que no se vea tan mal, digamos un 37% (a ojo, hasta que veamos algo que nos parezca fácil de creer). Ahora, situémonos encima de la miniatura de la capa, y cliquemos con la tecla control apretada: Veremos que hemos creado una selección con los mismos bordes de esa capa. Creemos otra capa, y rellenemos esa selección con un rojo. No importa mucho el tono exacto, rojo del tipo rojo, y arreando:

Feo, si… Pero ahora pongamos esa capa en modo color, bajémosle la opacidad mucho, en mi caso hasta un 13%… Y el resultado es muy diferente:

Bien, ahora ya tenemos algo de color en esos labios, pero casi imperceptible. Así debe de ser¡ Acordaos que la chica estaba allí cuando se hizo la foto, se va a acordar que no llevaba lápiz de labios, ¿no? Pero no nos quedemos aquí… Ahora vamos a ver qué se puede hacer con esos ojos y dientes tan apagados y oscuros. Veamos, dupliquemos el fondo, simplemente podemos hacerlo arrastrando la miniatura de capa al icono de nueva capa, o bien, estando en el fondo, cliquemos control+J, et voilà. Bien, ahora abramos la ventana de niveles, clicando control+L; lo que veremos es algo similar a esto:

Si movemos el cursor marcado con la flechita veremos que estaremos modificando los valores medios de la imagen: A la derecha la oscurecemos, a la izquierda la aclaramos. Hagamos esto último hasta conseguir unos ojos y dientes más agradables, y démosle al ok. No importa si nos pasamos un poco, después podremos regular la intensidad con la transparencia de la capa. En cualquier caso hagamos nuevamente uso del borrador o de la máscara de capa para dejar visible de esta capa aclarada solamente las zonas que nos interesan, y cuando lo tengamos,

veremos que hemos ganado en una mirada más clara y unos dientes con apariencia más suave y natural.

Vamos ahora a cambiar algo el tono de piel. El sol, pese a la mala prensa del cáncer de piel, sigue dando ese aspecto de salud que una piel demasiado clara no tiene. Bien, vayamos de nievo a la ventana de canales, pero esta vez situémonos sobre la miniatura del canal RGB y, con la tecla control apretada, cliquemos en ella: Veremos aparecer una selección sobre la imagen. ¿Qué hemos seleccionado? Bueno, cuando hacemos esa acción sobre una capa, ya lo vimos antes, se selecciona el espacio que hay en esa capa, sus bordes o límites. Aquí ocurre lo mismo, pero con respecto a los canales, por lo que en realidad estaremos seleccionando los píxeles de la imagen de manera porcentual con respecto a la intensidad de información que contiene cada píxel. O dicho de otra manera, cuanto más blanco tenga el píxel, más porcentaje del mismo se selecciona.

Todo esto está muy bien, pero ¿qué puñetas quiere decir? Bien, volvamos a la pestaña de capas, asegurémonos que estamos en la capa fondo, hagamos control+J para convertir esa selección en una capa nueva y ocultemos el fondo: Eso, es lo que hemos seleccionado:

A simple vista no parece interesante, pero si uno medita sobre lo que tiene delante se dará cuenta de que es una selección hecha a partir de la misma información de la imagen: Cualquier cambio que hagamos sobre ella, si no es muy intensa, se verá traducida de manera muy natural, fluida, en la imagen final. Si intentamos hacer lo mismo manualmente, incluso usando una Wacom, nunca llegaremos a ese grado de naturalidad. ¿No te lo crees? Bien, es fácil de comprobar: Vuelve a poner visible la capa de fondo y abre la ventana de niveles; manipula los controles para oscurecer o aclarar la capa, y verás que ahora la transición es mucho más suave que antes:

Aunque parezca que no, las dos imágenes de arriba y las dos de abajo tienen el mismo grado de “oscurecimiento” o “aclaramiento”, solo que está aplicado a la capa recién creada abajo, mientras que arriba está aplicada directamente al fondo.

Lo mismo todo esto parece algo confuso, pero si habéis seguido los pasos hasta aquí lo veréis enseguida: Simplemente, cambiad el modo de la capa a multiplicar (a veces va mejor un modo “Luz suave”… Es ir probando) y bajad la opacidad hasta un 60% aproximadamente. ¡Todos los porcentajes dependerán de la imagen, ojo, id variando todo ello según la imagen que os propongáis retocar¡ EL resultado debe de ser inmediato: Ahora el tono de la piel es más oscuro, pero al haberlo oscurecido de manera “natural”, usando la misma información de la imagen, el resultado nos parece normal, nada falso. Volvamos a usar el borrador para eliminar todo lo que no sea piel de la capa “moreno de piel”, y estaremos a punto de acabar.

Ahora solo nos falta limpiar las impurezas de la piel:

Simplemente, usemos la herramienta de clonar: Creemos una capa nueva, asegurémonos que en las opciones de la herramienta tenemos todas las capas, establecemos un punto de referencia (1), con cuidado de que tenga un tono de luminosidad similar al punto que queremos suavizar, nos situamos sobre la mancha con la herramienta (2) y ala, a dejar la piel como la de un bebé (3):

Ojo, no conviene pasarse: simplemente, eliminemos los puntos más bestias, las arrugas más grandes o que nos parezcan más feas, pero dejemos a la persona como es, no como sería si tuviera 12 años. Acordaos, estamos tratando de engañar… y eso exige un mínimo de credibilidad.

Bueno, pues ya lo tenemos:

Vistas las dos imágenes juntas podremos darnos cuenta de que hemos ganado mucho, pero si conseguimos hacerlo sin pasarnos nadie se dará cuenta. Ya tienes tu book algo mejor, esa foto que te gustaba ya no tiene esa maldita cara de enferma o tu amiga se va a quedar más contenta cuando le enseñes su foto.

Si me dejan, más adelante os explicaré algún otro truquillo para hacer más cosillas por el estilo, por ahora poned todas las dudas que os salgan en los comentarios y trataré de resolvéroslas lo más rápidamente que pueda.

4

COMENTAR

*Campos obligatorios

IDENTIFÍQUESE PARA ENTRAR EN LA INTRANET

¿Quieres recibir cómodamente en tu email nuestras novedades? Con nuestra newsletter estarás siempre al tanto de las novedades más importantes tanto en el mundo del maquillaje como en nuestra escuela y nuestros productos. ¡No te lo pierdas!

* This field is required